Manejando los Miedos

Manejando los Miedos

 

El miedo es una emoción como cualquier otra, surge por la incertidumbre de no saber que va a pasar o por desconocimiento. Algunas veces somos conscientes que lo sentimos; otras veces no lo percibimos sino hasta que nos paralizamos o sentimos que hemos perdido una valiosa oportunidad.

Los miedos llenan de ansiedad y destruyen la autoconfianza cada vez que intentamos hacer algo o realizar un cambio y sentimos que no podemos. Imagina por un momento que alguien te acompaña todo un día y te dice que no puedes, que vas a fracasar, que no confíes en nadie. ¿Qué harías con esa persona que te dice durante todo un día mensajes que te quitan confianza? Eso es lo que hacemos muchas veces con nosotros mismos, hay que prestar atención a lo que nos decimos. ¿Cómo nos damos cuenta si es bueno o no? a través de lo que sentimos. Tómate un momento y pregúntate: ¿Cómo me relaciono con mis miedos? ¿Hasta qué punto dejo que me dominen? ¿Me impiden cumplir mis sueños? ¿Mis proyectos? ¿Relacionarme con la gente? ¿Acercarme a la persona que me gusta?

El miedo tiende a impregnar muchas áreas de nuestra vida. Los sueños solemos verlos demasiado lejos y los miedos demasiado cerca, los hacemos más grandes que nosotros mismos.

Cada vez que sientes miedo, se debe a que no te sientes bien con respecto a ti mismo, por tanto, es necesario que uses todas las herramientas que fortalezcan tu confianza y seguridad. Los miedos no desaparecen lo que tenemos que hacer es cambiar nuestra actitud respecto a ellos para manejarlos. El miedo no es un problema, el miedo nos indica que hay un problema a solucionar. Aprende a ver el miedo como una prueba a tu valor; como una reacción humana natural que se presenta en los cambios y en el crecimiento.

El miedo está SOLO en nuestra mente. El miedo no está en la experiencia, está en tu percepción acerca de la experiencia. Eres tú quien lo proyecta. Tu mente elige a qué tener miedo o no. Te voy a poner un ejemplo: puede que algunas personas te generen temor y otras no; que te de miedo un animalito, pero no saltar en paracaídas, que te de miedo subir en ascensor, pero no viajar en avión.

El miedo nos aparta del momento presente. Los miedos siempre están y estarán, no se trata de no tener miedo, se trata de ACTUAR aunque tengamos miedo. Cada vez que afrontamos a nuestros miedos, aumentamos la autoconfianza.

Aprende a conocer la naturaleza de tu miedo para fortalecerte. Habla con tu miedo, pregúntale qué le inquieta, que mensaje te trae, escucha tus respuestas. Cuando le preguntes a tu miedo te darás cuenta que te va a decir “si hago eso capaz que pierdo”. Te voy a dar ejemplos: “si dejo este trabajo capaz que no encuentro otro”, o “el que encuentre será peor que este”; “si le digo lo que pienso, me deja de querer”. Y así sucesivamente suelen ser los mensajes de los miedos en las diferentes situaciones que vivimos.

Es importante también que tengas claro que puedes tener miedo, pero no por eso eres miedoso, sólo tienes pensamientos que te causan temor. Cada vez que te encuentres con un miedo, fíjate si es real o son sólo suposiciones. Decídete a enfrentar tus miedos reconociéndolos, aceptando que son una creación de tu mente. Asume que tú eres más grande que tu miedo. Cuando sientas miedo comienza a decirle: “prefiero vencerte que vivir toda la vida contigo”.

¿Qué te asusta más vencer el miedo o vivir toda la vida con tus miedos? Haz una lista de tus miedos, escríbelos, reconócelos y comprométete a afrontarlos y mira los beneficios que te dará superarlos. Convierte tus miedos en tus próximos objetivos!

2 Comments
  • Flor María Flores
    Posted at 13:34h, 28 junio Responder

    Excelente tema ya que se involucra en todas las acciones de la vida. Además de que lo padezco. Muy interesante. Mil gracias Heidy!

  • Rafael E Rumbos S
    Posted at 16:12h, 19 febrero Responder

    Me gusto el articulo también me gusto esta frase “prefiero vencerte que vivir toda la vida contigo” tiene fuerza! tu website esta chevere. Un saludo.

Post A Comment